sábado, 19 de mayo de 2012

Instalaciones artísticas en espacios educativos: una experiencia

Inicio hoy en el blog un nuevo tipo de entradas para mostrar trabajos realizado por mis alumnos en alguna de las asignaturas que imparto. En este caso, quiero referirme al trabajo realizado por el grupo de 3º de Magisterio de Educación Primaria del Centro Universitario Cardenal Cisneros en la asignatura cuatrimestral Educación Artística y su Didáctica (curso 2011-12). Pienso que tanto el resultado como el proceso de trabajo y todo lo que aprendimos en él justifican el interés por compartir esta experiencia.

La propuesta, enmarcada en el trabajo-proyecto final de la asignatura, se basó en diseñar una instalación para llevar a cabo en cualquiera de los espacios de nuestro centro. La premisa era que esa instalación debería tratar de algún problema o asunto relacionado con la vivencia del espacio educativo, es decir, que deberíamos reflexionar, a través del arte, sobre el sentido, las experiencias, la memoria, los usos o los significados que estos espacios tenían para nosotros o para cualquiera de las personas que los usaban. Partimos del estudio de artistas contemporáneos que trabajan la instalación para después generar propuestas personales aplicadas a nuestro contexto.

Creo que la instalación puede ser un excelente medio para pensar de forma crítica y creativa sobre el significado de los espacios escolares y también un medio para actuar sobre ellos y transformarlos.

Las diferentes propuestas recogieron diversos enfoques, algunos más críticos, otros más participativos, más sensoriales o más intimistas que paso detallar:

El trabajo de Sergio Álvarez, Maribel Martín, Carlos y Alberto Santa-Daría, consistió en plasmar visualmente las emociones que distintos lugares como el aula habitual, la cafetería, la biblioteca, la entrada, generaban en los estudiantes. Crearon un pequeño cuestionario basado en cinco emociones: alegría, tristeza, aburrimiento, sopresa y enfado y preguntaron a sus compañeros. Para la representación visual de las emociones utilizaron un recurso simbólico como el emoticón y pegatinas para adherirlos al suelo. El número de respuestas dadas por los alumnos se trasladó proporcionalmente al tamaño de cada símbolo y éstos se situaron en el suelo de las entradas a estos espacios.




La propuesta de Gloria Madrigal, Estefanía Martín, Mª José Machuca, Gema García y Victoria Luque consistió en preguntar a los estudiantes de la Escuela por un recuerdo especial asociado a los espacios del centro. Cada respuesta se escribió en una tira de papel, tiras que fueron introducidas en globos de helio. El conjunto de los globos, cada uno de ellos con una experiencia o recuerdo en su interior se situó en un pasillo, a diferente altura, creando un espacio lúdico y una metáfora de la memoria compartida al mismo tiempo. Simultáneamente se presentaron escritas todas las ideas plasmadas en uno de los paneles informativos.



Álvaro Roche, Marta Gil, Juan Manuel Obispo y Alba Navarro, propusieron una reflexión sobre la profesión docente centrándose en el espacio del aula como lugar en el que se piensa sobre el significado de la misma y en el que se transmiten valores, ideas, roles y métodos. Su instalación consistió en una mezcla de sonido e imagen. Mientras por los altavoces del aula sonaba el sonido real de un patio escolar de primaria durante un recreo, sobre la mesa del profesor se proyectaban frases alusivas a la educación de distinto tipo, algunas provocadoras otras con una intención más de despertar la actitud crítica, pero destinadas a generar la reflexión en el espectador. El contraste entre el sonido del patio, el aula y los textos, resultaba bastante inspirador.


Susana Castro, Ana I. Mercado, Carmen Mora y Rosa Delfín propusieron una reflexión sobre el ámbito de lo privado y lo público y sus interacciones en el espacio cotidiano. Para ello introdujeron una cama real, una mesilla de noche y una serie de objetos personales en uno de los pasillos. Los objetos hacían referencia a aspectos de la vida del estudiante, mientras que se enlazaba la idea del sueño con las diferentes significados de esta palabra en relación al futuro y sus incertidumbre laborales o a las ilusiones puestas en los estudios.



Silvia Luque, Alexandra Mesa y Roberto Ramos  eligieron los pasillos como metáforas de la interacción entre los estudiantes. Mediante un lenguaje de flechas de colores, combinadas con huellas, se trató de plasmar los itinerarios y recorridos en las aulas y el pasillo del claustro central para, de forma simbólica, dejar constancia del paso del tiempo y de esa susperposición de relatos que son las experiencias de todos los que han pasado por estos lugares.




Laura Cristóbal y Cristina Lorenzana plasmaron simbólicamente, usando fotos personales, la transición que suponía el proceso de cambio de estudiante a profesor, representado metafóricamente por el uso de dos sillas, una de aula de infantil y otra una silla de la mesa del profesor de nuestro centro, en ese recorrido las fotos con elementos significativos de esa vida estudiantil eran enlazadas mediante hilos entre los dos extremos.


Finalmente, Alba de Miguel, Silvana Jado, Paula Pérez de Eulate y Marta Sánchez, propusieron una experiencia sensorial diferente de un espacio como la escalera de subida al primer piso. Las hojas con las que cubrieron los peldaños, además de proporcinar una experiencia muy diferente de un lugar habitual, se referían simbólicamente a la metamorfosis que supone para los estudiantes estos años de formación, uniendo así el objeto escalera con su valor metafórico a esta idea plasmada por las hojas


Se recogieron por escrito las impresiones del público sobre cada una de las obras, que en general fueron muy satisfactorias y que nos sirvieron como una herramienta importante para la evaluación y valoración posterior de la experiencia. El público destacó la transformación creativa, sensorial o lúdica del espacio habitual, la idea de usarlo como elemento educativo, la posibilidad de dar cabida a los sentimientos, a la crítica, a los recuerdos o las ideas de los estudiantes por medio del arte, etc.






7 comentarios:

  1. ¡Es genial Alfredo!!! Creo queel gran contenido de la educación y no solamente de la artística es proporcionar experiencias para ser vividas, reflexionadas y pensadas para poder transformar algo en lo real ¿no crees???
    Tambien nos hemos formado en Santiago como célula de resistencia. Mira en facebook: Máis que nunca!!!!

    ResponderEliminar
  2. Como participante en una de las obras, tengo que decir que fue una experiencia muy gratificante aunque laboriosa, pero con unos resultados francamente espectaculares, tanto por la calidad de las obras como por la participación y aceptación por parte de la escuela.
    Creo que es una actividad diferente, divertida y a la vez exigente para poder llevarla a cualquier aula y disfrutar de la creatividad y originalidad de los alumnos.
    En resumen... una experiencia inolvidable ;-)

    ResponderEliminar
  3. Totalmente recomendable para trabajar con los alumnos, porque contribuye a que reflexionen, se comuniquen, se relacionen, critiquen, discutan,...
    Además, no sólo fue el hecho de realizar la instalación, sino que hubo un trabajo previo sobre el conocimiento de la instalación, autores, obras, etc., que me pareció muy interesante, porque de esta manera pudimos ampliar conocimientos sobre este género.
    En cuanto a la obra de mi grupo, en mi opinión, fue complejo el adaptar en una instalación las ideas que habíamos propuesto y que al mismo tiempo fuera atractiva, visual, que transmitiera significado. Creo que finalmente lo conseguimos!!

    ResponderEliminar
  4. Ha sido una experiencia muy interesante y gratificante. En un principio fue una idea no muy aceptada en general, pero una vez que comenzamos supuso un reto continuo, desde la elección de la idea, pasando por el difícil trabajo en grupo, hasta la realización de la propia instalación. Lo mejor de la realización de este gran recurso no fue su puesta en marcha sino su resultado, el efecto que produjo en el espectador. Fue increíble ver y poder leer lo que inspiraba cada obra en cada persona. Supone un recurso muy útil para todas las edades con el que podemos trabajar la imaginación, el trabajo en grupo, autores, distintos tipos de arte…y lo más importante, la diversión y la creatividad. En fin, una experiencia de la que guardaremos un gran recuerdo. Rosa Delfín

    ResponderEliminar
  5. Es una muy buena experiencia... los felicitos.
    y ademas los invita a enviar artículos a nuestra revista de educación artística. Esta sera la publicación inaugural.

    La Revista Electrónica “Cuadernos de Educación Artística”, es una publicación Semestral de carácter académico, producida por profesores de Educación Artística y artistas comprometidos con la educación; la cual está a disposición de los Docentes, Investigadores, Profesionales y Estudiantes de la comunidad nacional e internacional interesados en el área EDUCACIÓN ARTÍSTICA.
    les envio link: http://cuadernosdeeducacionartistica.wordpress.com/2012/07/06/148/

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por su comentario y por su invitación

      saludos

      Eliminar
  6. Hola! Me llamo Santiago. Estoy en 11 y debo hacer una monografía de grado. Mi tema son las instalaciones artísticas. Este proyecto me sirve mucho de antecedentes. ¿Sería posible que, por favor, me pudieran escribir diciéndome qué colegio son, qué impacto causó en los estudiantes y cómo fue su proceso creativo para diseñar y confeccionar cada instalación? Me sería de gran ayuda. Muchas gracias.
    Bendiciones!
    Santiago

    ResponderEliminar